SOLICITAR PRESUPUESTO
SOLICITAR
PRESUPUESTO
GRATUITO

¿Puede la energía fotovoltaica ayudarnos a reducir nuestra factura de la luz?

La energía eléctrica es un gasto fijo en los hogares de todos los Españoles y, generalmente, uno elevado. Por ellos, todas las formas de ahorrar en el consumo de la luz son bienvenidas por los consumidores que buscan poder permitirse un servicio del que no se puede prescindir en el día a día. Para tener las mejores tarifas posibles los consumidores recurren a comparadores de luz (y de gas cuando quieren contratar ambos servicios) como este.

En otras ocasiones los clientes de compañías de luz harán una búsqueda entre todas las comercializadoras disponibles de su región, por ejemplo, alguien en Murcia buscará tarifas de Iberdrola en su ciudad, y de Endesa y de Naturgy… Hasta encontrar información en páginas como esta, que le indiquen las tarifas de cada una de las comercializadoras que prestan sus servicios en Murcia.

Dueño de tu propia luz

Otra opción para ahorrar en la factura de la luz es equipar el domicilio con elementos que produzcan energía eléctrica sin tener que recurrir a las comercializadoras ni del mercado libre, ni del regulado. Este es el caso si se recurre a la energía fotovoltaica. Los clientes pueden recurrir a una empresa que instale placas solares fotovoltaicas en su domicilio para que estas produzcan electricidad durante el día gracias a la luz del sol.

Este sistema puede hacer a un consumidor de luz, completamente independiente de la red eléctrica. Para hacer esto se debe tener instalada una red de baterías que almacenen la energía generada durante el día para que en momentos en los que no haya sol, el domicilio siga teniendo acceso a la electricidad sin tener que encontrarse conectado y pagando una tarifa de la red eléctrica.

Este sistema, por lo tanto, más que ahorrar en la factura, elimina completamente la necesidad de una, puesto que el domicilio no está conectado a la Red Eléctrica de España, por lo tanto, aunque la instalación de todo el sistema de placas y almacenamiento de la energía resulta una inversión inicial, el ahorro a largo plazo merece la pena.

Sol y red eléctrica

En caso de que no se quiera depender en exclusiva de la energía fotovoltaica, esta puede usarse simplemente a modo de ahorro. Para ello debe darse de alta la luz en la Red Eléctrica e instalar las placas solares en el domicilio. De esta forma se usará la energía solar durante el día y, solo en las ocasiones en las que la luz del sol no sea suficiente para producir energía, se usará la luz eléctrica. Disfrutando así de una tarifa de luz muy reducida.

La energía fotovoltaica, no solo ofrece a los consumidores un mayor control sobre su producción y consumo de energía, pero también ofrece una alternativa renovable y respetuosa con el medio ambiente para dar luz, sin tener que recurrir a opciones contaminantes o peligrosas y así, reducir en parte la huella de carbono que los seres humanos producimos a lo largo de nuestra vida.   

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *